EMPIEZA EL COLE PERO NO LA EDUCACIÓN

Os prometo que no quiero escandalizar a nadie con este titular sino, simplemente, recordar una obviedad: que la educación empieza en la casa y en la calle ANTES QUE en la escuela. Y para mostrarlo, nada mejor que este vídeo que mi amiga Mara Tricot colgó en su facebook y a mí me dejó atónito: no hay nada más sorprendente que la simpleza. En vez de un “me gusta” le comenté que me daban ganas de quemar todos los libros de pedagogía con los que he perdido el tiempo más de treinta años. Miradlo con atención:

 

Como mi amiga Mara Tricot dice, esa madre está consiguiendo que su hijo sea un gran escalador y también un hombre seguro. Enseñar a los más pequeños dónde hay que poner los pies y las manos para no romperse la cabeza es la mejor manera de que mañana estemos ante hombres libres, seguros de sí mismos y mujeres libres, seguras de sí mismas. Eso, precisamente, que nunca conseguirá un maestro por muy santo o hiperpedagogo que sea. Educar es convivir e insistir: preparar el desayuno dos mil mañanas, no explicar la pirámide nutricional con un primoroso power point veinte veces cada curso. 

Ese bebé que escala tiene los brazos de su madre preparados para recogerlo si se cae. Algún día no los necesitará. Pero nunca le sobrará el criterio, la opinión o el simple consejo de esa madre o padre ante problemas y coyunturas más complicados que trepar por la pared. No hay tutor o tutora de ninguna escuela pública, privada, libre o mediopensionista que con una programación mágica o la varita de Harry Potter consiga esa relación en ocho o diez sesiones de tutoría.
¿Para qué sirven los maestros, entonces?, preguntaréis. ¿Qué puede añadir un profesor a ese bebé y a esa madre? Pues os lo voy a decir: servimos para enseñar la Ley de la Gravedad. Y para apoyar a los padres que ya decidieron a qué precipicio podía o debía acercarse su hijo.

Anuncios

One thought on “EMPIEZA EL COLE PERO NO LA EDUCACIÓN

  1. Inmaculada Martínez Marco dice:

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Pero este es un tema especialmente espinoso y delicado en una sociedad ( a mi entender) tremendamente hipócrita y desprovista de valores como en la que nos ha tocado vivir.
    Me explico:
    En primer lugar no todo el mundo entiende una familia de la misma manera que tú o que yo podemos llegar a entenderla, pues para sectores muy conservadores sólo seria familia aquella que está formada por dos miembros de distinto sexo (nunca del mismo…) y, por lo tanto, sólo esta sería válida para educar. Actualmente y por fortuna esto no es así, pero reitero que para determinados sectores sólo sería válida la familia “tradicional” como la auténtica transmisora de la “Buena educación”….

    Segundo…¿Qué se entiende por “buena educación”?. Supongo que sería aquella que intenta inculcar en sus miembros más jóvenes conocimientos que le permitan valerse por sí mismos ( de momento aún estoy en ese momento o lugar que, creo, me corresponde como maestra de educación infantil) y…….. valores que le permitan adquirir identidad “¿propia?”……”Propia???” o a un grupo, lugar…etc. Qué valores son los que deberían primar en una sociedad tan pluricultural como la de hoy?. Los valores de una sociedad muy cercana a la mía, como lo puede ser la de la gran mayoría de los habitantes del pueblo de Tordesillas (por poner un ejemplo de plena actualidad y que genera grandes y graves conflictos), y que defienden sus “tradiciones”, no tiene lo más mínimo en común con mis valores o con los de muchos otros…
    Habría que preguntarse porqué cada vez que se produce un cambio de gobierno, de las primeras cosas que se reforman es la “educación” en el ámbito escolar….: es una de las mejores y más infalibles maneras de controlar a la población ( junto a los medios de comunicación ).

    Tercero, en relación a esto último cabría suponer que los profesores estaríamos como meros transmisores de conocimientos vs. “come-cocos” o “lava-cerebros”( los valores quedarían relegados por este motivo al ámbito familiar) , pero…., la gran mayoría de los progenitores piensan que los centros escolares de sus hijos han de reunir el mayor número y variedad de actividades (extra escolares o no) y si pasan más de 8 horas en el Centro …., pues mejor!!, que así me da tiempo a descansar del trabajo y hacer esto y lo otro en la casa….y que el niño es un coñazo….que lo aguanten los profes que para eso les pagamos…..Esto es así (al menos en infantil -ojo!! que hay sus excepciones) le pese a quién le pese…

    Pues eso…nunca he sido ni creo que a estas alturas pueda ser “politicamente correcta”
    Un besazo!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s